Un viejo anhelo de nuestro grupo ha sido llevar a escena la vida y obra de este gran autor francés, hace unos algunos años empezamos a explorar su poética que se debatía entre las estéticas del romanticismo decadente y lo que sería las bases de la Modernidad, una obra cargada de imágenes, personajes, símbolos, proclive al teatro; al igual que su obra critica enfocada en especial a la pintura y escultura, inspiradora por su audacia y agudeza en la manera de contemplar el arte. 
 
También partimos de su propia vida novelesca, dramática, su bohemia fastuosa, el descubrimiento que hace de Poe, el gran escritor norteamericano a quien tradujo durante 10 años, la iniciación en las drogas, que lo llevaría posteriormente e inspirado por Quincey a escribir “Los Paraísos Artificiales” un magnífico tratado sobre las drogas todo esto enmarcado en una gran ciudad repleta de personajes e historias: La ciudad de París, el lugar de los Miserables de Victor Hugo, bucólico, acechado por barricadas, cruentas revoluciones, una ciudad palpitante, donde diariamente se distribuían 200.000 periódicos y folletines, estamos hablando de 1841. Una ciudad que se sacudía del conservadurismo y los emperadores.
 
Lo que proponemos, nada más remoto, un cabaret repleto de luces, músicos y bailarines cuya presentadora oficial es Calíope la musa de la poesía. Ella invita al público a disfrutar de un verdadero combate espiritual como número principal, el rebelde poeta parisino Baudelaire ha cuestionado la eficacia de las musas en su oficio de inspirar y duda que su obra halla triunfado en la tierra. 
 
Solicita entonces a las musas, poder venir en persona desde el ignoto lugar donde se encuentra, y visitar las ciudades, comprobar de primera mano qué ha sido de su nombre y fama en el tiempo actual.
 
Con su llegada al presente Baudelaire arrastra consigo a sus personajes: Una corte de los Milagros, que plaga sus poemas y escritos, también acude a la cita Edgar Allan Poe y sus mujeres fatales, hasta su propia madre llega a la cita, aquel viaje que prometía ser algo divertido para el poeta, ahora se torna tenso, tenebroso y violento, su pasado le reclama y el solo quiere estar tranquilo, finalmente es Satán quien lo libera de aquella turbia ensoñación y la pieza finaliza a manera de hapenning musical.